El Club del Aguante

El Club del Aguante surge como el microondas: por error. Pedro Dakota llamó a Michi Mapache pensando que era otro tipo, uno con la mala suerte de haber sido confundido con el hombre que no debía. Michi  y Pedro  conectan enseguida, las ondas emitidas por la guitarra y la voz de Michi casan perfectamente con la multifunción de Pedro: Harmónica, bajo, y doble percusión. Cocinan rock fronterizo, descongelan country  blues hasta dejarlo como el primer día, y hasta gratinan corridos y rancheras. Historias de perdedores, desamores y whiskey. Ya lo predijo Maxwell: El Club del Aguante no dejará que nada se enfríe.